jueves, 11 de julio de 2013

Rock al Parque 2013


Mientras muchos se enfrascaron en la discusión en torno a Rock al Parque -sobre la cual no habrá consenso ni ganador- en Es Una Trampa decidimos hacer justicia a sus verdaderos protagonistas: los músicos y las bandas. Así pues, les traigo mis impresiones de lo mejor y lo peor del festival gratuito más grande de Latinoamérica.

Las nacionales

Alfonso Espriella: a pesar de la grata sorpresa de contar con Totó para una de sus canciones en vivo, su innegable experiencia y la madurez de sus composiciones, la propuesta de Espriella cae en el lugar común del Rock colombiano que no arriesga y se va por el camino demarcado de lo suave y comercializable.



Andrés Gualdrón: esta es, realmente, una propuesta alternativa. Es difícil conectarse, o al menos lo fue para mí, pero es indudable el aporte que esta agrupación hace a un espacio colmado de lugares comunes.




Antombo: el carisma y la experiencia en el manejo del público y escenario son palpables en el trabajo musical de Antombo Langangui, también vocalista de la agrupación Profetas. Con todo el sabor, baile y energía de la sangre negra, su música y puesta en escena rindieron tributo a sus raíces africanas. Definitivamente hermosa.




Bambarabanda: una puesta en escena impecable con 10 músicos sobre tarima. Provenientes de Pasto,  aprovechan diferentes ritmos musicales del Sur de Colombia y Latinoamérica, mezclándolos con crítica y un fino sentido del humor. El cuidado de su presentación es evidente en su calidad musical, así como en el vestuario de cada uno de sus integrantes. Un verdadero performance que se arriesga con originalidad.



Chucho Merchán: el bogotano es una leyenda ambulante. Su hoja de vida incluye colaboraciones con David GilmourPete Townsend y George Harrison (entre muchísimos otros). En Rock al Parque lo vimos detrás del micrófono, acompañado por el virtuosismo difícilmente comparable de sus músicos en tarima. Las letras de Merchán son directas y sin adornos, a favor de causas sociales como el veganismo y el no maltrato a los animales. Una presentación colmada de guitarras eléctricas y solos impecables.



Consulado Popular: recibí su presentación como una gran sorpresa. Muchísima energía en escenario, realmente se podía sentir que lo estaban disfrutando en el difícil horario de las 3 de la tarde como la primera banda del domingo en el escenario Eco. Fueron la única agrupación de Rock al Parque en romper una guitarra. Punto para ellos.



Diamante Eléctrico: la presencia de un Power Trío siempre será bienvenida. El liderazgo de Juan Galeano sobre el escenario es incuestionable, así como la habilidad de su guitarrista y la suya propia en el bajo. Pero no son suficientes para salvar una propuesta que no se arriesga sino que sigue el camino seguro del "Rock colombiano". Hay que rescatar, no obstante, que su influencia marcada del Blues procura darle un aire distinto.



Durazno: carisma y sencillez desde Santander. La honestidad de Laura Román (voz líder y guitarra) sobre el escenario se entrelaza sin esfuerzo con sus melodías dulces y sin pretensiones. Un respiro de humildad para este medio tan acartonado a veces.



Masacre: este ícono colombiano del Death Metal cumplió 25 años de historia este año. Su presentación dejó en alto el nombre del Metal colombiano y demostró por qué los antioqueños han alcanzado el status de banda de culto.



No Feedback: a pesar de que sus músicos la estaban botando toda sobre el escenario, no fui capaz de conectar con ninguna de sus canciones. Sentí que se trata de un Rock demasiado producido, demasiado cuidado al detalle, demasiado libreteado. Hasta el carisma de Poncho (su cantante) me pareció forzado.



Pescao Vivo: su fusión de Rock y Tropical deja demasiado que desear. Una banda en un grado de tibieza sólo comparable con las sábanas con las que salieron cubiertos al escenario. Se aplaude el esfuerzo de Heider 2 (en el bajo) por hacer de esta presentación una presentación de Rock, muy a pesar de la "bacanería" y voz del cantante que recordaba a un triste Bosque Chispazos. A eso súmele el mensaje cristiano.



Peste Mutante X: Punk duro y crudo, que después de 25 años conserva toda su actitud y fuerza. Si el Punk ha muerto o no, habría que preguntárselo a los miles de fanáticos que corearon y poguearon cada una de sus canciones. Sin embargo, como dijeron antes de salir al escenario en la Sala de Prensa: "Antes sonaba un acorde de guitarra o le pegábamos a un tarro y llegaba la policía a cerrarnos el concierto; ahora nos invitan a estas ruedas de prensa...".



Pornomotora: Christian de la Espriella, su voz y guitarra líder, demostró una vez más que el Rock Alternativo de su banda sigue tan vigente como desde el final de los 90', cuando iniciaron su carrera. Con un inteligente componente electrónico en sus composiciones, y la fuerza Punk de una actitud honesta, fue sin lugar a dudas una de las mejores presentaciones nacionales del Festival, coreada y pogueada por un público que sabía a lo que iba.



Sacred Goat: el Death Metal de esta banda bogotana se compone (curiosamente) por dos guitarras -a cargo de Roger Flórez y Sergio Ávila-, Cristian Martínez en la batería y Karina Ortega an la voz. La descarga en el escenario corrió por cuenta de la increíble capacidad gutural de su cantante. Realmente impresionante. 100% actitud Metal.



Schumaat Trío: Demasiado elaborado, demasiado preciso, demasiado bien hecho. Una propuesta sólida musicalmente con la que tampoco logré conectarme.



Las internacionales

Black Drawing Chalks: desde Brasil, en materia de Rock and Roll, lo mejor del Festival. Actitud y entrega, riffs y golpes de batería fuertes y certeros. Una banda haciendo Rock. Punto.



Bosnian Rainbows: Impresionante el carisma de su cantante, Teri Gender Bender, así como el virtuosismo de Omar Rodríguez López. Una banda experimental con una propuesta única que invita a romper los parámetros y dejarse llevar.



Cannibal Corpse: Posiblemente la agrupación de Metal más pesada que haya presenciado en mi vida. Una leyenda viva a la que jamás se le entenderá una sola letra a su cantante, el gigante George "Corpsegrinder" Fisher. En lo personal, lo más emocionante fue tener al lado a Álex Oquendo (de Masacre) coreando y saltando con estos monstruos del Death Metal.



Eruca Sativa: Impresionante, sencillamente impresionante lo que este Power Trío de Rock, liderado por Lula Bertoldi en la guitarra y voz, Brenda Martin en el bajo y Gabriel Pedernera en la batería son capaces de hacer sobre el escenario. Un virtuosismo y habilidad con el bajo y la guitarra incomparables con ninguna otra banda del Festival. Increíbles. Punto.



Illya Kuriaky & The Valderramas: No sé si eran los más aptos para cerrar el Festival, sobre todo mientras que en el escenario Bio se presentaba Black Drawing Chalks dando lecciones de Rock and Roll.



Havok: El Trash Metal de estos norteamericanos me transportó a la mejor época de este género en los 80’. Una presentación con riffs de guitarra y bajo serrados y poderosos, acompañados de solos de guitarra clásicos del género y una batería imparable. Como músicos son excelentes, pero como personas resultaron ser todavía mejores. Tuve la oportunidad de conocerlos y decirle personalmente a su cantante, David Sánchez, que deben volver a Colombia para dar un concierto ellos solos. Me respondió que lo estaba pensando seriamente luego de la inesperada y abrumadora respuesta del público.



Living Colour: El nivel de estos músicos es sencillamente demoledor. Solos y arreglos perfectos de guitarra, acompañado por un bajo y batería igualmente virtuosos, contundentes y cargados de Funk. Sin embargo, el calificativo de leyenda y un Hit no fueron suficientes para vibrar con ellos en el cierre de Rock al Parque del segundo día.



Rebel Cats: Rindiendo tributo al Rockabilly de los 50' y 60', estos mejicanos se ganaron al público con su Rock n’ Roll rápido y un increíble carisma que puso a bailar al escenario Eco completo.



Vita Imana: el Groove Metal de esta agrupación española me recordó el Roots de Sepultura, en gran parte por los sonidos graves de su bajo y guitarra, pero sobre todo debido a la batería combinada con percusión en vivo. Una muy buena propuesta tanto para los nuevos fanáticos del Metal como para quienes, como yo, no superamos la nostalgia de los 90'.



Conclusiones

· El cartel estuvo excelente. Había suficientes propuestas de diversos géneros como para satisfacer al polifacético público de Rock al Parque.
· La zona de comidas ofrecía desde Sushi y Crepes & Waffles hasta Presto, perros calientes, empanadas y lechona. De todo para todos.
· El público acude masivamente sólo después de las 6 de la tarde.
· No importa en cuál época del año se haga el festival, siempre va a llover.
· No había basura, no sé si por consciencia de los asistentes o la labor del parque, pero se transitaba por un lugar limpio.
· Si fue uno de los años del Festival con peor asistencia es por errores de comunicación, no porque el cartel estuviera malo.
· Esta es, a fin de cuentas, la versión XIX del Festival. El próximo año se cumplen dos décadas y todo el grueso del presupuesto y del esfuerzo está puesto en el vigésimo aniversario, que tendrá que cumplir con todas las expectativas del público.
· Quienes más criticaron esta versión de Rock al Parque ni siquiera asistieron.
· El Festival estuvo, como dijo Vita Imana...


7 comentarios:

Música En Las Venas dijo...

Firme este portal.....exitos.

insantidad dijo...

Gracias!

Anónimo dijo...

La parte de "Quienes más criticaron esta versión de Rock al Parque ni siquiera asistieron" . Es obvio ya que si no están de acuerdo con un cartel para que van?? Jajajaja!!!!

Anónimo dijo...

De acuerdo con casi todo. Que lambonería con Pornomotora, andan más desaparecidos que la mamá del chavo y ahora resulta que son de lo más vigente...

Anónimo dijo...

Es verdad el man de Pornomotora se las da de muy ingenioso con el comentario de que nos están metiendo las dedos en la boca. El es el que le mete los dedos en la boca a todo el mundo tocando lo mismo de hace 10 años y reencauchando lo mismo que los hizo conocidos ya hace mucho tiempo. El claro ejemplo de que esa banda no dio más. Siempre es la repetidera, asi que cambie los musicos porque nadie se lo aguanta.

rickiwarrior dijo...

Me habrían gustado ver a Black Drawing Chalks...
La verdad me enteré después del festival quienes eran y que tocaban.

insantidad dijo...

Hey gracias por los comentarios de Pornomotora, los tendré en cuenta.

Publicar un comentario

 

Suscríbete al Feed