jueves, 29 de enero de 2015

New Day Rising - Trigésimo Aniversario


New Day Rising es el tercer (o cuarto?) álbum del trío de Minneapolis, Hüsker Dü, pieza clave del underground ochentero americano.

Durante las pocas veces que he escuchado este disco (considerado el mejor de la banda por una porción de la crítica especializada, en especial Allmusic.com), si bien al principio suena muy homogéneo, poco a poco va tomando forma hasta llegar a un estado en el que suenan melodías que parecen tributo a las leyendas del mod revival inglés, The Jam (años setenta), con el punch y la rapidez de Pennywise (años noventa). De aquí en adelante, ya veremos.

Stephen Thomas Erlewine de Allmusic escribió:
"For New Day Rising, the follow-up to their breakthrough double-album Zen Arcade, Hüsker Dü replaced concept with conciseness, concentrating on individual songs delivered as scalding post-hardcore pop.[...]"
Lo anterior, para señalar que este trabajo es tan agresivo como amigable, lo cual es un gran logro de composición y producción que hacen de tu álbum de rock uno memorable. Por ejemplo, todo empieza fuerte con el tema New Day Rising. Para el segundo, el argumento cobra sentido pues la fuerza sigue allí, pero el coro de The Girl Who Lives On Heaven Hill entra en tu cabeza para no volver a salir nunca. Esta dinámica se mantiene firme durante sus 41 de duración (en particular en aquellos temas compuestos por el baterista Grant Hart), y se hace evidente en hits como I ApologizeTerms Of Psychic Warfare (mi favorita), 59 Times the Pain, y Books About UFO´s.

Si quieren escuchar a los Hüsker en plena forma, revisen How To Skin a Cat y Plans I Make, compuestas por los tres.


Así las cosas, tener presente a Hüsker Dü como una de las bandas definitivas de los ochenta, además de recuento histórico, nos permite revisar la evolución del rock y sus hijos consentidos punk y hardcore, además de servir como alternativa para quienes suena muy viejo lo que pasaba hace cuarenta años, son indiferentes a lo que pasaba hace viente, y también para quienes tienen la noción parcial de que en la década de los ochenta el rock era una sola rumba de glam metal, pues en los garajes de muchas ciudades de Estados Unidos se fortalecían los antecedentes directos de la explosión alternativa noventera.

Pillen este tributo con Dave Grohl...

Feliz aniversario!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Suscríbete al Feed