jueves, 13 de agosto de 2015

Fight For Your Mind - Vigésimo Aniversario




(No estoy seguro si me gusta la portada.... creo que la odio, pero amo este álbum)

Ben Harper es un compositor y multi-instrumentalista californiano hijo de padre con ancestros negros y Cherokee, y madre judía. Con estas tradiciones no sorprende ni su original propuesta musical ni sus compromisos con la causa, porque es un consagrado activista cuya música no se encuentra en los circuitos usuales, aún cuando tiene una amplia base de seguidores en el mundo.

El caso es que 1995 estrenó su segundo álbum Fight For Your Mind y además de ser uno de sus mejores, es una obra interesante sobre la cual compartir. No recuerdo bien como llegó a mi, pero fue después del año 2000 y en cuestión de poco tiempo estaba muy encariñado con él. Lo curioso de Harper y este trabajo es la mezcla de soul, funk, reggae y gospel en el disco, el cual está producido de una manera sumamente pop y comprensible, y con esto me refiero a un nivel superior al que uno imaginaría inicialmente con esa descripción de géneros fusionados. En realidad se trata de algo particular. Y bueno, la música es tan tranquila que el mensaje es protagonista principal, que si bien es muy crítico y reflexivo, es pacífico. Digamos que lo político ocupa tres cuartas partes del álbum, iniciando con Opression, hasta People Lead y la esperanzadora "a punta de ritmo" Fight For Your Mind. La última parte tiene una connotación religiosa-espiritual (en algunas partes dramática) con Power Of The Gospel y God Fearing Man. El cierre es con la elevada One Road To Freedom.

Entiendo que con temas como Ground On Down (video) el tipo tuvo su rotación en medios entre tantas otras bandas alternativas del momento. Allí pueden apreciarse muchos detalles como el sonido clásico de banda noventera. Allí me resulta particularmente funkero con sus poderosas líneas de bajo y el contagioso ritmo en batería. Ahora, de Harper individualmente se puede percibir su tono vocal como de "la voz de tu conciencia", su genética interracial, su mirada y cantos al cielo de devoción, y sobre todo, su Weissenborn Lap Steel Guitar, la cual maneja muy bien y que le da un toque único a muchos de sus temas. Gold To Me va por esta misma onda. (Si les gusta el slide guitar en este disco es generoso en ese sentido.

Pero bueno, cada tema tiene su fuerza escondida por más suave o espiritual que pretenda ser. Como Please Me Like You Want To cuyo sencillo riff acústico puede alcanzar fibras muy profundas a medida que va sonando. Ejemplos claro de este "poder pacífico" son mis favoritas Burn One Down, una oda a cannabis con percusión adicional a la batería (otro elemento recurrente del álbum), y Excuse Me Mr. una demoledora y hermosa crítica corporativa cuyas estrofas están cantadas sobre el bajo y la batería, dejándole a la guitarra pequeños espacios que se aprovechan muy bien.

Con más de una hora de este peculiar estilo todos los interesados en los noventa o en los géneros que relacioné anteriormente están invitados a revisar el Fight For Your Mind de Ben Harper, una obra fresca y relevante de un artista que continúa activo desde entonces.

Feliz aniversario!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Suscríbete al Feed