viernes, 26 de junio de 2015

Exit Planet Dust - Vigésimo Aniversario




Exit Planet Dust es el debut de The Chemical Brothers. Grabado a finales del 2004 y lanzado el 26 de junio de 1995, el disco fue producido por el dúo con la ayuda de “Cheeky Paul”. El Exit marca la transición de Tom Rowlands y Ed Simons de la escena de los clubes de Londres (en particular del The Heavenly Sunday Social Club donde eran residentes) al estrellato internacional. Irónicamente, su éxito haría que sus singles los llevaran de vuelta a los clubes, pero esta vez del mundo entero, con sus sonidos contagiosos e inspiradores para bailar.

Para ese entonces el proyecto era conocido como The Dust Brothers en honor a una banda norteamericana. Sin embargo, por asuntos legales cambian su nombre a partir del título de su primer sencillo Chemical Beats, mientras que Exit Planet Dust recuerda esa etapa que quedó atrás.

El álbum se presenta como una sólida sucesión de sonidos fuertes, con una percusión altamente sincopada, guitarras chillonas y pesadas, y voces melódicas. La primera mitad del disco (6 de las 11 canciones) se podría describir como un medley (o popurrí) electrónico, donde las transiciones entre las canciones son continuas, sutiles e inteligentes, de tal forma que ponen al oyente a mover el esqueleto de principio a fin sin parar, y a preguntarse “qué canción es esta?” o “cambió la canción?”. Luego, desarrollan un lado más “chilleado”, con el sonido electrónico psicodélico pero ameno que se encontrará en toda su discografía.

El género del Exit Planet Dust es el clásico Big Beat, donde la percusión utiliza síncopas marcadas, breakbeat, y creatividad en el uso de samples. Si bien la banda no es la inventora de este género (que viene desde el final de los 80’s), con este debut si lograron un brillante ejemplar de esta época temprana.Gran parte de su éxito es la mezcla de la electrónica con sonidos que parecen más salidos del rock pesado, que estaba en auge en ése momento. Este gusto, compartido por lo demás con otras bandas contemporáneas como The Prodigy, les permitió conquistar el mercado norteamericano rápidamente.

La cacofonía de Song To The Siren y Three Little Birdies Down Beats son lo que realmente hacen a este álbum una delicia de escuchar. Altamente iterativas y oscuras en su esencia, tienen una fuerza que permite entrar en una especie de trance que libera a la mente de la existencia dualista: La música entra a la cabeza y uno se convierte en la música.

Chemical Beats también merece una mención especial: su omnipresente chillido de sintetizador, inexplicablemente versátil y acompañado de una percusión variante, se convierte en el final perfecto del medley que componen la primera mitad del álbum. One Too Many Mornings y Alive Alone le dan el toque elevado y relajado a la obra, con melodías suaves y voces armónicas. Finalmente, Life is Sweet es una buena muestra de lo que se sería el sonido característico del dúo: Una percusión poderosa y cíclica, acompañada de arreglos complejos de guitarra y sintetizador que vienen y van, unido todo por una voz armoniosa.

Con el Exit Planet Dust, The Chemical Brothers entran pisando fuerte en la escena electrónica de mediados de los 90’s. Aunque el disco no contiene singles que sean recordados por las masas hoy en día, este álbum claramente les sirvió como laboratorio para depurar lo que sería su sonido propio, y así presentarnos los temazos que vendrían poco después. De ahí en adelante, los Chemical Brothers serían referencia obligatoria del Big Beat y el Exit Planet Dust sería reconocido como una inspiración para otras bandas populares del género como Fatboy SlimDaft PunkGroove Armada, entre otros gigantes de la electrónica.

Feliz aniversario!





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Suscríbete al Feed